TELÉFONO GRATUITO 900 37 75 82

Vender relojes, joyas y diamantes al mejor precio de forma segura, fácil y con pago inmediato.

Vender relojes, joyas y diamantes al mejor precio de forma segura, fácil y con pago inmediato.

Tabla de contenidos

A la hora de vender diamantes es muy importante saber cómo se realiza su valoración. Para ello, no pierdas la oportunidad de contactar con Bonhill, en un establecimiento como el nuestro donde encontrarás los expertos en tasación y compra de joyas y relojes que necesitas. Si quieres obtener dinero por tus diamantes, nosotros llevamos a cabo operaciones de compraventa con estas gemas tan maravillosas.

En este post queremos hablarte de los principales criterios de valoración de los diamantes, que se pueden resumir en cuatro: empezando por la talla, el peso, la pureza y el color.

La talla

En Bonhill examinamos estos cuatro aspectos antes de definir el precio de un diamante, comenzando por la talla, refiriéndonos a una característica que incluye los ángulos y proporciones que tiene un diamante. Esta se determina en función del reflejo de luz de una faceta a otra.
Cuando un diamante está perfectamente bien tallado se obtiene un reflejo casi similar al de un espejo, dispersando la luz por la parte superior. Cuando son de menor calidad las piezas tienen una talla demasiado gruesa o aplanada, que no deja pasar el reflejo de la luz.

Los quilates o el peso

Los quilates también tienen su importancia a la hora de tasar una pieza. En este sentido debes saber que el quilate de una aleación de oro no se parece en nada al de los diamantes, puesto que el peso de un diamante se expresa en quilates a partir de la siguiente medida: 1 quilate de diamante es el equivalente a 0,20 gramos.

La pureza

En cuanto a la pureza, cuantas menos inclusiones (que se parezcan a hilos, cristales, nubes…) tenga un diamante, más valor tendrá la pieza. Se considera “puro” cuando siendo examinado por un experto, a través de una lupa de diez aumentos, no se descubre ningún defecto.

El color

Por último, si pensabas que no: el diamante tiene color. Esta característica se utiliza normalmente a la hora de realizar una clasificación de los diamantes y también tiene repercusión sobre el precio de tasación o valoración. Existe una escala internacional de la D a la Z y podemos encontrar desde diamantes incoloros, de color azul, verde o rojo (más difíciles de ver), rosa y hasta negro o amarillo, etc.

Si quieres que nuestros expertos de confianza de Bonhill realicen una valoración de tus piezas con total garantía en la transacción, no dudes en contactar con nosotros. Podrás dar salida a una joya o diamante.

Estamos disponibles a través de formulario, por teléfono o WhatsApp para que tengas una experiencia de venta de un diamante, joya, reloj única, sin intermediarios y con la mejor valoración posible.